A joint media project of the global news agency Inter Press Service (IPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI) aimed to promote a vision of global citizenship which has the potentiality to confront the global challenges calling for global solutions, by providing in-depth news and analyses from around the world.

Please note that this website is part of a project that has been successfully concluded on 31 March 2016.

Please visit our project: SDGs for All

Ermitaño turco une el mundo occidental con el musulmán

Por Fabíola Ortiz

PENNSYLSVANIA (IDN) - Una ciudadanía global, interconectada y libre podría ser el camino para fomentar una cultura no violenta y pacífica entre las sociedades. Este es el objetivo principal de un movimiento popular que aboga por realzar la educación, promover valores universales, el diálogo entre credos y la democracia.

Fethullah Gülen, un erudito musulmán turco, es la inspiración detrás del movimiento llamado “Hizmet” ("servicio", en turco). Considerado como un musulmán moderado, hace énfasis en la necesidad del diálogo entre credos, de generar proyectos educativos como herramienta emancipadora de la sociedad para vivir de manera libre y justa, junto con la idea de que la ciencia y la religión pueden ir de la mano.

Durante cinco décadas, el movimiento ha crecido en Turquía y se ha diseminado por 100 países a través de la diáspora turca alrededor del mundo. Se estima que alrededor de 10 a 15% de la población turca está, de alguna manera, involucrada en este movimiento que no tiene burocracia centralizada.

A menudo comparado con Martin Luther King y Mahatma Gandhi, el anciano clérigo musulmán Gülen vive aislado en un exilio autoimpuesto en las montañas interiores de los Estados Unidos, pero recientemente el gobierno de su país lo tiene en la mira y ha perseguido y arrestado a sus seguidores en Turquía.

Gülen, de aproximadamente 77 años y con una salud muy frágil e inestable, aparece raramente en público y prefiere vivir como ermitaño, lejos de la inestabilidad política en el Medio Oriente.

“Hizmet es una mezcla entre mensaje espiritual, lógica racional, ciencia, democracia, artes y servicio social, abierto a toda la humanidad. Si pudiera definir al Sr. Gülen, diría que es una persona religiosa, un predicador y defensor social. Siempre se ha enfocado en la educación. Él cree que los problemas sociales que enfrentamos en nuestras sociedades están arraigados en la manera de pensar”, señaló Alp Aslandogan a IDN. Él es el presidente de la ONG Alliance for Shared Values (Alianza para los Valores Compartidos), y habla generalmente a nombre del erudito.

Los expertos dicen que este enfoque moderado del islam es un antídoto para ayudar a prevenir la radicalización de esta religión. La naturaleza voluntaria del movimiento es parte del conjunto de principios cultivados por sus simpatizantes, al igual que su estructura no jerárquica.

“Él motiva a la gente para que construyan escuelas, hospitales, instituciones de beneficencia y asociaciones profesionales para servir a la humanidad. Su filosofía es que cada ser humano tiene una misión de desarrollo espiritual y realizar servicio social para convertirse en un ciudadano mejor sin esperar que nadie se convierta”, indicó Aslandogan.

Gülen declaró recientemente en público que el terrorismo es un cáncer que no representa al islam. Él fue el primer erudito musulmán en condenar los ataques del 9/11 contra las Torres Gemelas en Nueva York en 2001. “Hocaefendi” – que significa "respetado maestro" en turco y como generalmente se le denomina – critica el uso político, religioso e ideológico del islam para justificar actos terroristas.

Con su delicada salud y bajo tratamiento para la diabetes y enfermedad cardiovascular, este erudito intenta mantener una rutina de rezos, estudios y enseñanzas junto a sus 25 estudiantes de teología del islam.

"Gente de todo el mundo viene visitarlo y a recibir sus consejos. Es una persona muy humilde, pero se ve cansado y físicamente enfermo. Sin embargo, sigue siendo una gran inspiración para mí”, dijo Yilmaz a IDN. Él es presidente del grupo de reflexión del Instituto de Estambul y amigo personal de Gülen.

Yilmaz visita generalmente a su amigo en el centro de retiro espiritual en Pennsylvania cuatro veces al año. “Él está muy molesto porque hay mucha gente afiliada al movimiento que está en prisión y ahora está aconsejando a la gente de Hizmet que salga del país. Ya no hay estado de derecho en Turquía”, lamentó. [IDN-InDepthNews - 4 de diciembre de 2015]