A joint media project of the global news agency Inter Press Service (IPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI) aimed to promote a vision of global citizenship which has the potentiality to confront the global challenges calling for global solutions, by providing in-depth news and analyses from around the world.

Please note that this website is part of a project that has been successfully concluded on 31 March 2016.

Please visit our project: SDGs for All

La única forma de abordar necesidades básicas de vida en África de Birbing

Por Jutta Wolf

BERLÍN (IDN) - Un hombre secuestró a una niña de nueve años que iba a la escuela y la infectó con VIH. La policía de Zimbabue inicialmente arrestó al atacante pero luego lo liberó en secreto. La razón: él pagó un soborno.

Sin dudas este caso no es la excepción. La policía y el sector privado han sido catalogados con frecuencia como altamente corruptos, dice Transparency International en un informe titulado People and Corruption: Africa Survey 2015 (Las personas y la corrupción: Encuesta de África de 2015), y agregó: “escuchamos historias como estas todos los días . . . En muchos países es posible pagar sobornos a los policías para que ignoren un crimen; a pesar de ser algo horrible y devastador, es solo cuestión de precio".

De hecho, se menciona en el informe, el soborno afecta a más de uno de cada cinco africanos. “De manera asombrosa, estimamos que casi 75 millones de personas han pagado un soborno el año pasado; algunos para evitar castigo de parte de la policía o los tribunales, pero muchos otros se vieron forzados a pagar para tener acceso a servicios básicos que necesitan con desesperación".

Para esta última edición africana del Global Corruption Barometer (Barómetro de corrupción global), Transparency International se asoció con Afrobarometer, y hablaron con 43.143 demandados en 28 países de África subsahariana entre el mes de marzo de 2014 y septiembre de 2015 para preguntarles acerca de sus experiencias y percepciones de corrupción en su país.

“Una mayoría de africanos ve a la corrupción en crecimiento y cree que su gobierno está fallando a la hora de luchar contra la misma; muchos otros además se sienten sin poder de tomar alguna acción contra la corrupción. En Sierra Leone, los ciudadanos nigerianos, liberianos y de Ghana son los más negativos con respecto a la escala de corrupción en su país", se informa en la noticia.

Sin embargo, los resultados también destacan que hay una cantidad reducida de países en la región que se ven de forma positiva con respecto al abordaje de la corrupción, donde solo poca gente debe pagar sobornos o donde los ciudadanos sienten que pueden contribuir para detener la corrupción.

Según el informe, los ciudadanos de Botsuana, Lesoto, Senegal y Burkina Faso suelten tener las perspectivas más positivas a comparación con los ciudadanos de otros países en la región.

El hallazgo principal del informe es que hay una clara discrepancia entre algunos países de fuerte desempeño en relación con la anti-corrupción y algunos países de desempeño débil sobre los temas de anti-corrupción a través del continente.

Transparency International cree que en este hallazgo hay un mensaje esperanzador, el hecho de abordar la corrupción en realidad es posible, así como también un mensaje desalentador, ya que la mayor parte de los países africanos no ha tenido éxito a la hora de arrancar el problema de la corrupción de raíz.

El informe resume sus hallazgos principales como se detalla a continuación:

1. La mayoría de los africanos (58%) dicen que la corrupción se ha incrementado durante el año pasado: en Sudáfrica donde más de cuatro de cada cinco ciudadanos (83%) dicen haber visto un incremento de corrupción este último tiempo.

2. Para una clara mayoría de estos ciudadanos no existe gobierno que posea una calificación positiva en cuanto a sus esfuerzos de anti-corrupción. Por el contrario, 18 gobiernos de 28 están catalogados de forma muy negativa en cuanto al abordaje de la corrupción por una gran mayoría.

3. La encuesta además trató sobre la cantidad de corrupción que había en 10 instituciones y grupos clave de la sociedad. En toda la región, la policía y los ejecutivos comerciales son vistos como las personas con mayor nivel de corrupción.

4. El veintidós por ciento de la gente que se puso en contacto con un servicio público durante los últimos 12 meses en África subsahariana ha pagado un soborno, pero la situación es aún peor en Liberia donde casi siete de cada diez personas pagaron un soborno.

5. De entre seis servicios públicos clave, la gente que se puso en contacto con la policía y los tribunales son los que, más probablemente, hayan pagado un soborno.

6. La gente en la región está dividida en cuanto a si las personas comunes pueden marcar la diferencia a la hora de luchar contra la corrupción; solo un poco más de la mitad de la gente cree que pueden (53 por ciento), mientras que el 38 por ciento cree que no.

7. A pesar de esto, acabar con la corrupción es posible. Hay algunos países donde los ciudadanos ven niveles bajos de corrupción en sus instituciones públicas y ven a la corrupción en declive dentro de su propio país. Las opiniones de los ciudadanos de Botsuana, Lesoto, Senegal y Burkina Faso son sobre todo favorables.

Ya que la corrupción puede ser un impedimento importante para el desarrollo y crecimiento económico, y ya que debilita la confianza de la gente en el gobierno y la responsabilidad de las instituciones públicas, el informe insta a que los gobiernos actúen contra la corrupción que existe en su país recurriendo a medidas organizadas. [IDN-InDepthNews – 1 de diciembre de 2015]