A joint media project of the global news agency Inter Press Service (IPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI) aimed to promote a vision of global citizenship which has the potentiality to confront the global challenges calling for global solutions, by providing in-depth news and analyses from around the world.

Please note that this website is part of a project that has been successfully concluded on 31 March 2016.

Please visit our project: SDGs for All

El largo viaje hacia la Ciudadanía Global

"Creo que fue Voltaire quien dijo algo que coincide con mi sentir. Dijo: debería estar preparado para morir por mis convicciones, pero no debería estar preparado para matar por ellas. Así que, cuando nos fijamos en el fundamentalismo, es un problema, cuando nos fijamos sólo en la violencia básica de la sociedad en la búsqueda de intereses individuales, es un problema. Cuando miramos al mundo dividido en fragmentos y alguien que trata de tomar el control de otra persona, entonces hay otro conflicto y hay guerra."- Profesor Carlos Alberto Torres.

Por Monzurul Huq *

NAGOYA, Japón (IDN) – La educación para la ciudadanía global, financiada entre otras cosas a través del impuesto sobre la especulación financiera, no sólo promoverá el patriotismo ilustrado, sino también fomentará la causa de la paz y contrarrestará las tendencias nacionalistas y fundamentalistas, afirma el profesor Carlos Alberto Torres en una entrevista exclusiva.

Profesor de Ciencias Sociales y Educación Comparativa en la UCLA (Universidad de California, Los Ángeles), Escuela de Graduados en Educación y Estudios de la Información, Torres es un experto en cuestiones relacionadas con la ciudadanía global. Durante la última década, ha estado trabajando desde una perspectiva global sobre derechos humanos, pluralismo y ciudadanía. Ha contribuido de manera significativa a la definición de la perspectiva teórica de la educación del ciudadano global, y junto con algunos de sus colegas fundó, en 1991, el Instituto Paulo Freire en el que en la actualidad se desempeña como Director.

El profesor Torres, que se encontraba en Nagoya, en noviembre de 2014, para asistir a la Conferencia de la UNESCO sobre la Educación para el Desarrollo Sostenible, habló con IDN-InDepthNews sobre el concepto de ciudadanía global - sus dimensiones, posibilidades y también las dificultades que enfrentamos en la transformación de la idea en realidad . A continuación un extenso extracto de la entrevista:

IDN: ¿Hasta qué punto es usted optimista acerca de que se puede alcanzar la ciudadanía global en un futuro próximo?

Torres: Si no fuéramos optimistas no estaríamos hablando de ello. Paulo Freire (pedagogo brasileño pionero en la tradición de la educación popular en América Latina e icono de los cambios sociales a través de la educación) solía decir que tenemos que trabajar en nuestros propios sueños. Y él dijo que existen los sueños de hoy y los sueños para el mañana. Mi objetivo es que tengamos sueños para hoy.

La noción de ciudadanía global como concepto tiene varios aspectos diferentes. El primero se refiere a articular una perspectiva crítica. En segundo lugar, se trata de ayudar a reemplazar la noción del modelo global del neoliberalismo, que ha producido un impacto en la educación que considero perjudicial. Y este impacto se concentra en torno a un régimen de pruebas de alto riesgo y modelos de rendición de cuentas, que son por lo general más conectados con las formas de manipular el poder que con conocer realmente qué está pasando y cómo conectar la educación para la ciudadanía global.

Habiendo dicho eso, lo que necesitamos para que esta idea tenga éxito es una clara conceptualización. En segundo lugar, necesitamos lo que llamaría un vínculo jurídico. Debe haber algunos elementos jurídicos en el derecho internacional que defiendan algunas de las definiciones propuestas en este concepto. Tercero, necesitamos principios que articulan y definen las bases sobre las que estamos operando; en este contexto sería la defensa del planeta, la defensa del pueblo y la defensa de la paz.

Cuando uso el término paz como un bien inmaterial, lo digo en serio porque en el momento en que logramos un poco de paz, incluso individual, podemos avanzar. No estoy seguro de si usted es un hombre religioso o no, pero mi propia percepción de la espiritualidad está conectada con el logro de la paz interior. Y con el logro de la paz interior, se alcanza un sentido de "perfección". De lo contrario, no se puede obtener. Eso no quiere decir que se esté escapando de la realidad. Significa que uno se está comprometiendo con la realidad, tratando de utilizar esta recién descubierta paz para promover sus contiendas. Podría parecer una paradoja, pero no lo es. Así que, diría que - la paz es un bien inmaterial de la sociedad y tenemos que promoverlo como movimiento global.

Una vez que tenga todas estas cosas en su sitio, usted tiene que crear algunas revoluciones. Estas revoluciones podrían ser utilizadas en varios niveles. Permítame un ejemplo, ¿por qué tenemos tanta desigualdad? Se debe a que hay algunas personas que están tomando ventaja de la forma en que el sistema funciona, y acumulan recursos cuando lo que usted necesita es paz. Ok, así que usted puede trabajar en esto, tenemos la noción del impuesto Tobin, que ha sido respaldada por Europa. La Tasa Tobin es un impuesto con un porcentaje muy pequeño sobre la especulación y las divisas, lo que significa que si alguien especula, tiene que pagar un impuesto en cada transacción. La cantidad de dinero en juego es muy pequeña, pero con la velocidad de circulación del capitalismo financiero, el monto involucrado puede llegar a ser inmenso. Entonces, ¿qué hacemos con el dinero? Yo lo invertiría en educación. ¿Por qué? Porque queremos una educación ciudadana global. Así que, como ve, este es un ejemplo de una revolución, y le podría dar varios más.

¿Va a ser este un  concepto que se acepta fácilmente y de inmediato? Por supuesto que no. Por ello tenemos que crear un modelo de persuasión intelectual en el que la gente comienza a ver la importancia de este concepto, las implicaciones de este concepto y la forma en que se puede aplicar en nuestra vida diaria. Por último, uno de los grandes dilemas es si podemos encontrar la forma para que este concepto de ciudadanía global ayude a la ciudadanía nacional. La respuesta es sí y estoy trabajando en eso con algunos otros colegas.

IDN: Esta idea ¿no entra en conflicto con el nacionalismo?

Torres: Bueno, en cierta forma no tiene por qué estar en conflicto, ya que estamos enfocando lo local y lo global. Si lo global funciona en el ámbito local, y lo local funciona en el ámbito global, entonces no tienen por qué estar en conflicto. Pero sí estará en conflicto con el nacionalismo étnico, ya que es un modelo de nacionalismo que privilegia a un grupo étnico en particular. También estará en conflicto con un modelo de nacionalismo que expolia los recursos del medio ambiente. Y estará en conflicto con el modelo del nacionalismo en el que se permite la contaminación y este nacionalismo suele ser también de un solo lado, o si se me permite decirlo de esta manera, es controlado por élites económicas que quieren continuar su modelo de acumulación de capital sin ninguna preocupación sobre el medio ambiente. En este sentido estaría en conflicto con el nacionalismo.

¿Se pone en conflicto con el nacionalismo en términos de patriotismo? No, no es así. ¿De qué tipo de patriotismo estamos hablando? Aquí está uno de los maravillosos dilemas de este discurso desde una perspectiva política y filosófica. Piense en esto - la patria significa la tierra de origen. El patriotismo es el amor por la patria. Así, el amor a la patria podría guiarnos a promover activamente un ataque a otras patrias. Así, esta noción de ayudar a la ciudadanía mundial y a la paz, sirve para moderar algunas tendencias irracionales en algunos modelos de nacionalismo, no todos ellos. El segundo elemento es que el nacionalismo siempre está unido a algunos documentos fundacionales. Estos documentos fundacionales están conectados con alguna fuente constitucional. La Constitución de Estados Unidos ha sido la más exitosa y ha inspirado a cientos de otras constituciones. Por lo tanto, en los EE.UU. ¿qué es lo que define el patriotismo? La única respuesta es la idea de libertad. Entonces, ¿cómo podría usted tener apego emocional a una idea?

IDN: ¿Es a través de la forma de vida estadounidense?

Torres: Pero ¿cómo se define eso, la idea de la libertad? Podríamos ser más específicos y decir: bien, la noción norteamericana es una excepción. Pero yo creo que hay que crear una especie de narrativa para explicar esta noción de patriotismo unido a la libertad. Otro ejemplo muy en discusión en algunos países europeos, pero que ha llegado también los EE.UU., es el patriotismo constitucional. Miramos de verdad a la Constitución y tratamos de vivir según sus principios. ¿Qué sucede cuando el  nacionalismo triunfa sobre la Constitución? ¿Qué sucede cuando el nacionalismo toma una percepción política de patriotismo que es extremadamente perjudicial para la socialización básica dentro de un país? La respuesta a todos estos supuestos es que necesitamos una ciudadanía global. Funciona como un moderador.

IDN: ¿Cómo funciona esta percepción en realidad?

Torres: Dije que necesitamos algunas leyes globales. Creo que lo que tenemos que hacer es persuadir a la gente, crear más grupos de interés que se preocupen por esto. Ya existe una gran cantidad de ciudadanos globales.

IDN: Pero tenemos también su opuesto, como la tendencia fundamentalista, la tendencia nacionalista y así sucesivamente.

Torres: Es necesario enfrentarse a esas tendencias, encarar esas tendencias de manera pacífica y tratar de persuadir. Pero tenemos ya una ciudadanía global. Imagínese todas aquellas personas relacionadas con las luchas ambientales. Son ciudadanos del mundo. ¿Están persiguiendo intereses particulares, de usted o míos? No. Están persiguiendo intereses globales del planeta. Luego tenemos la gente de negocios, las personas que viven en los aviones, que cierran un acuerdo hoy en Osaka y se van a Malasia mañana, cierran otro trato allí y vuelven a Londres. Y en menos de tres semanas han estado en los cinco continentes para cerrar cada tipo de contrato. Estas personas también son ciudadanos del mundo. Pero quiero que se atengan a una ética ciudadana global, no a una ética empresarial. Por lo tanto, se trata de un largo recorrido que tiene que empezar por alguna parte. Mi primer trabajo en esto empezó en 2002. En ese tiempo, los académicos han escrito mucho sobre las contradicciones y otros temas. Ahora quiero que la gente comience a ver cómo podemos cambiar el mundo.

Yo vengo de una perspectiva que es la teoría crítica. En teoría crítica no centramos la enseñanza e investigación a reproducir el mundo. Nosotros enseñamos e investigamos para cambiar el mundo. Este es un principio fundamental. Y si podemos conseguir algo de eso, vivir más y más en paz y crear defensas cada vez mejores para el planeta, entonces habremos logrado lo que yo llamo la idea del bien común - el planeta, la gente y la paz.

IDN: Supongo que una de las dificultades que enfrentamos en la comprensión de la ciudadanía global es la existencia de fuerzas militares. Los ejércitos suelen ser entrenados desde una perspectiva nacional estrecha, para defender la patria de presuntos enemigos. ¿Cree que podemos llegar a ser verdaderos ciudadanos globales sin desmilitarización?

Torres: Desearía poder decir un día que no hay más necesidad de militares. Me encantaría poder decir esto. Pero sé que esto no va a ocurrir nunca. Hablando psicoanalíticamente, los individuos estamos formados por tensiones - podemos modificarlas, podemos controlarlas, podemos complementarlas. Pero están en nosotros. Podemos dispersar algunas de las tensiones, pero están en nosotros. Una es la del estímulo sexual, que se correlaciona con tantas cosas buenas y malas hasta la violencia, que también está correlacionada con lo bueno y lo malo; porque si de repente alguien le ataca o ataca a su esposa o a su hija y usted reacciona con violencia en defensa de otra persona, su capacidad de reacción, obviamente, será vista como positiva. Pero si atacara a alguien sin ninguna provocación y por ninguna razón en particular, entonces su acto no sería ya considerado como bueno. Pero usted y yo, y todos alrededor, tenemos estas dos partes - la libido y la violencia. Debido a esto, va a ser imposible eliminar la opción de la violencia.

Las revoluciones se producen porque las personas deciden poner fin a un estado de cosas en el que se les ha desposeído, algunas son violentas y algunas son no-violentas, pero producen cambios. Mi opinión es que, cuando se mira a la ciudadanía, una de las preguntas reales que se nos plantean es: ¿está usted dispuesto a morir por su ciudadanía? ¿Está usted dispuesto a morir por su pertenencia a la patria? Si usted pudiera elegir probable me diría que sí. Pero si se viera en el ejército de Bangladesh, reclutado por obligación y no de forma voluntaria, probablemente podría decir que no. Aunque prefiero no ser aquel audaz.

Creo que fue Voltaire quien dijo algo que coincide con mi sentir. Dijo: debería estar preparado para morir por mis convicciones, pero no debería estar preparado para matar por ellas. Así que, cuando nos fijamos en el fundamentalismo, es un problema, cuando nos fijamos sólo en la violencia básica de la sociedad en la búsqueda de intereses individuales, es un problema. Cuando miramos al mundo dividido en fragmentos y alguien que trata de tomar el control de otra persona, entonces hay otro conflicto y hay guerra.

Pero mire lo que ha estado ocurriendo en Europa. Piense históricamente. La increíble cantidad de guerras estaba conectada con la Constitución de los estados nacionales en Europa. Mire ahora. Quiero decir que no hay ninguna garantía. Tenemos la República de Crimea o tenemos Rusia - no hay ninguna garantía. Pero hemos recorrido un largo camino.

* * Monzurul Huq es un periodista de Bangladesh, que ha escrito tres libros en bengalí sobre Japón y otros temas. Se trasladó a Japón en 1994 después de trabajar en el Centro de Información de las Naciones Unidas en Dhaka y en la BBC World Service en Londres. Representa dos principales diarios nacionales de Bangladesh - Prothom Alo y el Daily Star - y contribuye regularmente a una serie de otras publicaciones importantes en Bangladesh. Ha escrito extensamente, en inglés y bengalí, sobre asuntos relacionados con Japón y Asia Oriental. También es profesor visitante en la Universidad de Estudios Extranjeros de Tokio, la Yokohama National University y la Universidad Keisen, donde enseña materias relacionadas con la política japonesa, medios de comunicación japoneses, el mundo en desarrollo y asuntos mundiales. Trabaja como locutor de radio para la NHK y es miembro del club de Japón de Corresponsales Extranjeros desde el año 2000, donde se ha desempeñado en el Consejo de Administración del Club por dos períodos consecutivos antes de ser elegido presidente. [IDN-InDepthNews - 25 de noviembre 2014]

Foto: El profesor Carlos Alberto Torres | Crédito: Monzurul Huq