A joint media project of the global news agency Inter Press Service (IPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI) aimed to promote a vision of global citizenship which has the potentiality to confront the global challenges calling for global solutions, by providing in-depth news and analyses from around the world.

Please note that this website is part of a project that has been successfully concluded on 31 March 2016.

Please visit our project: SDGs for All

La mercantilización de los medios de comunicación infantiles, un obstáculo para el logro de una Ciudadanía Global

Por Kalinga Seneviratne*

KUALA LUMPUR (IDN) – La mercantilización excesiva de los medios de comunicación dirigidos a la infancia, especialmente la televisión, está obstruyendo los esfuerzos destinados a la educación de niños y niñas y es desarrollo de capacidades para la ciudadanía global y la sensibilización hacia la diversidad del mundo, según expertos.

Muchos de los oradores en la reciente Cumbre Mundial de los Medios para Niños y Niñas en Kuala Lumpur, coincidieron con la doctora Patricia Edgar, ex director de la Fundación Australiana de la Televisión Infantil, en que la mayoría de los programas infantiles tienen un enfoque comercial y no educativo.

"Los programas menos creativos y producidos a bajo costo están hechos para el entretenimiento y con la finalidad de vender mercancía", dijo a los participantes de la Cumbre del 8-10 septiembre. "Un programa educativo eficaz transmite buenos valores, mensajes constructivos y lo más importante, contiene elementos locales para favorecer el desarrollo social y emocional de los niños y las niñas".

La doctora Edgar recalcó la importancia de que los niños entiendan el "mundo real" y que se les enseñe la forma correcta a tratar los problemas, en vez de sobreprotegerlos y dejar que vivan en un mundo de fantasía.

Rosmah Mansor, la esposa del primer ministro de Malasia, Najib Razak, dijo que los programas para la niñez deben ser diseñados para "enseñar lecciones valiosas que den forma a creencias, actitudes y comportamientos" para vivir en una comunidad multirracial y multirreligiosa.

Argumentó que los medios de comunicación para la infancia deben ser vistos como una herramienta educativa y no un producto comercial. El conjunto de profesionales de la educación necesita desarrollar habilidades en el uso de los medios de comunicación como herramientas para la enseñanza, para fomentar el pensamiento reflexivo y crítico, y para fomentar la curiosidad. Las autoridades gubernamentales y los organismos reguladores deberían abordar los contenidos de estos medios aprovechando la legislación y los incentivos como herramientas efectivas para mejorar la cantidad y la calidad de los programas educativos e informativos, y no apuntar a la desregulación.

"Los niños necesitan ver la actividad humana en su mejor momento, y no sólo la parte que produce conflicto a través de estereotipos, la incitación al odio y la intimidación", argumentó Rosmah. "Una buena programación puede ayudar a la infancia a lidiar con las respuestas emocionales perturbadoras a los contenidos de los medios, y a forjar un juicio crítico sobre la violencia en la televisión y la publicidad."

Las Naciones Unidas han establecido tres áreas prioritarias para el fomento de la ciudadanía global y todas ellas se refieren a la educación y el desarrollo intelectual de la niñez. Esto incluye que todos los niños y las niñas vayan a la escuela, mejorar la calidad del aprendizaje y hacer de la educación un proceso de transformación que da vida a valores compartidos.

Las críticas a los actuales medios de comunicación para la infancia sostienen que estos valores compartidos faltan, sobre todo en los programas televisivos - a menos que se crea que estos valores compartidos están desarrollando gustos para la mercancía, que es un subproducto del "mundo de fantasía" que estos programas crean para la los niños con el fin de vender mercancía.

"Si ciudadanía global significa pasión por la justicia global y compasión por el otro, tenemos que desarrollar historias infantiles en forma de dibujos animados y cortometrajes que inculquen valores correctos en los jóvenes desde una tierna edad", argumentó el Dr. Chandra Muzaffar, Presidente del Movimiento Mundial Just.

Chandra cree que la ciudadanía global debe estar anclada en valores universales. "No todos los valores occidentales son necesariamente universales. Ni son localistas todos los valores no occidentales", anotó. "Por el contrario, una gran cantidad de nuestras tradiciones religiosas y éticas son universales. Estas deben ser aprovechadas y articuladas a través de idiomas locales y en forma de arte. En el proceso estaríamos fortaleciendo las identidades culturales locales".

La consolidación de las identidades culturales locales

El fortalecimiento de las identidades culturales locales no necesariamente significa volverse nacionalista y aislacionista. Aldana Duhalde, Promotora de Proyecto de IDIEM, Instituto de Investigación de Medios en Argentina, más bien argumentó lo contrario. A través de un proyecto de televisión regional su equipo ha desarrollado una identidad común transfronteriza que ella llama una "identidad de tipo social" que se centra en temas como la identificación con la naturaleza y el paisaje, el deseo de crecer económicamente y no ser visto como subdesarrollado y encontrar soluciones propias a los problemas.

"Las cosas materiales no son tan importantes", sostuvo Duhalde en una entrevista con IDN. "La expresión de amor es muy importante entre nosotros... escucharse unos a otros. (Crear) fuerte debates y tratar con diferentes puntos de vista en un espacio abierto sin ocultar nuestras emociones".

Duhalde opina que los nuevos medios de comunicación tecnológicos y la difusión de los medios sociales proporciona una gran cantidad de oportunidades para producir programas infantiles que podrían favorecer una mejor comprensión y educar a la juventud a convertirse en ciudadanos globales pacíficos. "Nuestro proyecto es no-comercial y sin fines de lucro", explicó. "No se necesita una gran cantidad de dinero para producir (pero) si confías en los niños y niñas ellos confiarán en sí mismos y producirán los programas juntos (con nosotros)."

El cineasta Fredrik Holmberg de Suecia dijo a IDN que es necesario lanzar una campaña mundial para revivir los valores de la difusión pública. "Necesitamos más diversidad y más voces", argumentó. "Los medios no sólo están comunicando hacia fuera, también están mirando hacia adentro. Tenemos que ser a la vez globales y locales, al mismo tiempo."

Holmberg cree que los medios de comunicación para la infancia deben ser vistos como una inversión pública. "No debemos tratar a los niños y niñas como consumidores. La producción de programas para la infancia es cara (pero) tenemos que pagar por ello (del erario público). "

Este fue un argumento para el que abogaron muchos de los ponentes que acudieron desde todo el mundo a la Cumbre de Kuala Lumpur. Sin embargo, nadie parecía ser lo suficientemente valiente como para cuestionar las prioridades de los gobiernos en la financiación pública, sobre todo los enormes presupuestos asignados para la compra de armas que raramente se usan. IDN hizo esta pregunta a Moneeza Hasmi de Pakistán, presidenta de la Alianza de Medios Públicos (anteriormente Commonwealth Broadcasting Association), quien convino que tal vez desviar un uno por ciento de los presupuestos de defensa para la difusión de servicio público para la infancia podría hacer una gran diferencia.

"Tenemos que hablar de la promoción de medios de comunicación públicos para el público, para forjar generaciones que están más equilibrado, más civilizada, más conscientes de la paz", dijo Hasmi, y agregó, que "(que también deben ser) más tolerantes y conscientes de que hay otros seres humanos que no son tan afortunados como ellos (porque no tienen dinero)".

Como ciudadana de Pakistán, afirmó que puede ver de primera mano por qué tenemos que crear buenos ciudadanos globales. "Estos que estamos viviendo son tiempos muy difíciles, este no es el mundo en el que crecimos, a veces me siento muy contrariada", dijo, con el argumento de que nuestros valores han sido destruidos por la mercantilización de todo.

"Se ha convertido en una economía comercial... una economía basada en hacer más dinero y más dinero y seguir haciendo más dinero. No tiene sentido hacer las cosas sólo porque se deben hacer", dijo Hasmi. "Dejamos que ellos (los gobiernos) hagan más armas y maten a más personas (pero) hay personas cuerdas y equilibrados en el mundo, que deben ofrecerse a poner dinero en los medios de comunicación de servicio público, de manera que podamos producir programas para la infancia que promuevan una mejor ciudadanía del mundo, más educada y tolerante."

* Kalinga Seneviratne es Corresponsal Especial de IDN para Asia y el Pacífico. Es profesor de comunicaciones internacionales en Singapur. [IDN-InDepthNews - 5 de octubre 2014]

Crédito de la imagen: Unión Asiática de Radiodifusión, Malasia