A joint media project of the global news agency Inter Press Service (IPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI) aimed to promote a vision of global citizenship which has the potentiality to confront the global challenges calling for global solutions, by providing in-depth news and analyses from around the world.

Please note that this website is part of a project that has been successfully concluded on 31 March 2016.

Please visit our project: SDGs for All

Ciudadanía Global: el despliegue gradual de un nuevo concepto

Por Monzurul Huq *

NAGOYA, Japón (IDN) - El concepto de ciudadanía global es una idea que Naciones Unidas está promoviendo activamente en los últimos años. En el mundo interconectado de hoy los retos que  se nos presentan requieren soluciones basadas en una forma de pensar que trascienda las fronteras, y también ideas cuyo alcance se extiende más allá de la comprensión convencional de identidades basadas en las nacionalidades.

Los sistemas educativos convencionales engendran a individuos que son capaces de leer y escribir y por lo tanto son capaces de hacer frente a las realidades de la vida dentro de una perspectiva estrecha. Sin embargo, el mundo de hoy enfrenta diversos desafíos interconectados con elementos y fenómenos de una percepción mucho más amplia, por ello la comunidad mundial necesita de ciudadanos capaces de contribuir de manera más significativa a la resolución de los retos del siglo XXI que surgen de procesos interconectados. Por esta razón, se reconoce que la idea de fomentar la ciudadanía global es una de las prioridades de la educación para el desarrollo sostenible.

La agenda de la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS), celebrada en Nagoya, Japón, del 10 al 12 noviembre, presentó una amplia gama de temas relacionados con la sostenibilidad para que responsables políticos, expertos, grupos de interés y grupos cívicos representantes de todo el mundo conversaran sobre ellos.

El foco de atención era encontrar nuevas formas de promoción de la educación que ayudaría a intensificar los esfuerzos para la erradicación de la pobreza, la protección del medio ambiente y el crecimiento económico más allá del plazo del Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible, que llega a su fin este año.

También hubo discusiones específicas sobre ciudadanía global como un medio para lograr el objetivo último del desarrollo sostenible. En el segundo día de la conferencia se llevó a cabo un taller sobre ciudadanía global, eco-pedagogía y desarrollo sostenible, seguido por un evento paralelo que incluyó un panel de discusión sobre la EDS y la educación para la ciudadanía se  centraron en cuestiones emergentes relacionadas con la ciudadanía global, sobre todo en relación a la necesidad de definir el concepto de ciudadanía global de una manera más significativa.

El concepto de ciudadanía global no es una idea completamente nueva. Ha estado en la agenda de los debates de las ciencias sociales desde hace bastante tiempo. Los dos oradores principales en el taller fueron Carlos Alberto Torres, Director, Instituto Paolo Freire, de la UCLA; y Miguel Silva, Gerente de Educación Global del Centro Norte-Sur del Consejo de Europa.

Carlos Torres centró su discurso de presentación en la necesidad de una educación para la ciudadanía global para garantizar la justicia social en nuestro mundo interdependiente, e identificado tres patrimonios comunes globales que constituyen el núcleo de la ciudadanía global:

- Nuestro planeta es nuestro único hogar y tenemos que protegerlo.

- La idea de la paz mundial es un bien cultural intangible con valor inmaterial.

- Todas las personas son iguales.

En resumen, este planeta, la paz y las personas constituyen el patrimonio común global que aboga por un mejor entendimiento entre las naciones. Sin embargo, también señaló que, dado que la ciudadanía económica no se puede lograr sin lo más esencial, la ciudadanía global seguiría siendo inalcanzable a menos que multipliquemos la esfera pública para garantizar la justicia social. Eliminar las ambigüedades, por lo tanto, es el prerrequisito esencial de un marco teórico para la educación para la ciudadanía global que se centre más en las virtudes y bienes comunes, como la tolerancia, como un mínimo cívico.

Utopía "nos ayuda al menos a caminar"

Que este noble objetivo sea o no alcanzable dependerá mucho de lo que hagamos para transformar nuestro sueño en realidad. Para algunos puede parecer una utopía, pero Carlos Torres recordó a los participantes: " La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. … Para eso, sirve para caminar."

Por lo tanto, la continuación del viaje de la humanidad hacia la ciudadanía global es también un viaje hacia adelante, a pesar de la realidad de un sueño pendiente desde nuestro pasado.

Miguel Silva, por su parte, se centró en cómo la educación global puede ayudar a desarrollar estrategias y capacidades para la educación para el desarrollo sostenible, que lleve a fomentar la ciudadanía global. La educación global dirigida a instituciones, profesionales y estudiantes de sector formal y no formal, según Silva, es una escuela de educación integral que abarca la creciente interconexión entre las realidades locales y globales, y que permite que los alumnos comprendan los problemas del mundo, y los empodera con conocimiento, habilidades, valores y actitudes deseables para los ciudadanos del mundo para que hagan frente a los diversos problemas globales. De esta forma los estudiantes pueden comprender las complejidades del mundo, ser conscientes de las contradicciones e incertidumbres, y darse cuenta de que no existe una solución unidimensional para problemas complejos.

Por tanto, uno de los temas críticos según Silva "es fomentar facultades perceptivas múltiples y una aproximación crítica a los problemas que tenemos que tratar, ya que esto ayudaría a los estudiantes a comprender la diversidad cultural de las lenguas y a realizar que se puede alcanzar la mutua comprensión.”

En resumen, la educación global puede comprender y fomentar empatía y habilidades interculturales en la comunicación, mientras que su metodología puede crear un entorno de aprendizaje basado en el diálogo, la escucha activa, el respeto a otras opiniones y la asertividad constructiva. Por lo tanto, según Silva, la educación global promueve los principios del pluralismo, la no discriminación y la justicia social, y crea las bases para una ciudadanía global consciente de las realidades globales y comprometida con un mundo sostenible basado en el diálogo y la cooperación, al tiempo que comparte valores comunes humanos, sociales y económicos.

El moderador del taller más tarde pidió a los participantes que participaran en los grupos de discusión para compartir experiencias prácticas de promoción de la educación para el desarrollo sostenible, y también para identificar los desafíos para el avance de la ciudadanía global. Las conclusiones de las presentaciones de los talleres y grupos de discusión se resumieron y en sus observaciones finales la presidencia remarcó que los valores democráticos deben servir como principios rectores para la teoría y la práctica educativa. Por otro lado, para la mejora de la educación de calidad y fomentar la ciudadanía global, lo esencial es crear espacios para el diálogo reflexivo y el pensamiento crítico.

El taller fue seguido de una mesa redonda sobre la educación para el desarrollo sostenible y la educación para la ciudadanía global en la nueva era, donde los panelistas se centraron en diversos enfoques a la noción de ciudadanía global y evaluaron los progresos realizados hasta ahora en la aplicación del concepto de educación para el desarrollo sostenible desarrollo a finales de la década de la ONU.

Moderado por Shoko Yamada de la Universidad de Nagoya, la mesa redonda fue una iniciativa académica conjunta entre Japón y Corea del Sur, con la participación de un panelistas de cada país. Los panelistas se centraron más en la EDS, y en la vinculación de los dos conceptos filosóficos interconectados de desarrollo sostenible y ciudadanía global.

Relativamente nuevo

Según el profesor Kazuhiro Yoshida de la Universidad de Hiroshima, la idea de ciudadanía global y educación sostenible ha estado en discusión desde hace bastante tiempo, pero el concepto combinado de ciudadanía global para la educación es relativamente nuevo. También piensa que combinar educación para la ciudadanía global y educación para el desarrollo sostenible es un fenómeno nuevo y cree necesario continuar con los esfuerzos que se han realizado hasta el momento.

Al hablar sobre la importancia de la educación para la ciudadanía global dentro del contexto de la educación para el desarrollo sostenible, el profesor Yoshida afirmó que "tiene que haber una elección natural para tratar de encontrar las áreas de solapamiento y para asegurarse de que las coincidencias no son más que para convertirse en un núcleo del mensaje fundamental para el trabajo futuro de la educación post 2015. Creo que, por fortuna, la EDS representa la base fundamental de la era de los objetivos de desarrollo sostenible. Por eso digo tenemos que repensar la definición o conceptualización de la EDS. Hasta ahora hemos estado trabajando dentro de los límites de la educación, de cómo se debe interpretar y poner en práctica en su propia comunidad. Pero ahora que se tiene que hacer en un contexto mucho más amplio de desarrollo.”

Jinhee Kim del Instituto de Desarrollo de la Educación de Corea del Sur, cree que la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía global están en la misma gama de la agenda educativa global. "La justicia social y la equidad son dimensiones fundamentales aplicables a ambos conceptos. Podemos decir que la educación es la base fundacional para una sociedad sostenible y de ciudadanía global. Por lo tanto, la mentalidad de la ciudadanía global es que, podemos cambiar el mundo de una manera más equitativa, más pacífico o de una manera más sostenible, " dijo. Lo más importante en la educación para la ciudadanía global, según la ponente, es una nueva concepción de la comprensión de la ciudadanía. Los ciudadanos globales deberían ser educados para poder aplicar el concepto a nivel mundial, para ser ciudadanos del mundo.

No mucho tiempo atrás, el concepto de ciudadanía global era visto por algunos como una idea occidental tomando pie en todo el mundo; y los nuevos Estados independientes se habían mostrado sospechoso sobre los motivos reales de aquellos involucrados en la campaña de ciudadanía global.

Sin embargo, con el paso del tiempo esas reservas e ideas erróneas se han ido erosionando gradualmente, allanando el camino para que la educación para la ciudadanía mundial sea aceptada e implementada ampliamente también e el mundo en desarrollo.

En la conferencia de Nagoya, 76 representantes de nivel ministerial de los Estados miembros de la UNESCO se reunieron junto a más de 1.000 participantes de 150 países. Entre los ministros de Educación a la cabeza de las representaciones de sus países se encontraba Nurul Islam Nahid de Bangladesh. Al comentar sobre la educación para la ciudadanía global, dijo que "Además de un enfoque a problemas que trascienden las fronteras nacionales, como el calentamiento global, hemos introducido en los textos escolares un nuevo libro para la educación de nivel primario, que ha sido titulado 'Bangladesh y entender el mundo". Este nuevo libro de texto se centra en temas globales en el contexto de aspectos históricos, culturales y tradicionales de nuestro país. El fomento de ciudadanos del mundo es importante en un momento en que muchos de nuestros ciudadanos se están dispersando por todo el mundo como parte de la fuerza laboral mundial".

Con el Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible llegando a su fin, el concepto de ciudadanía global capaz de hacer frente a los problemas mundiales de una manera más significativa ya no se considera una utopía destinada a permanecer un mero concepto de libros de texto. Según un participante, "Nuestro mundo interdependiente necesita más de tales ciudadanos bien preparados para abordar diversas cuestiones para hacer del mundo una morada común de la humanidad en el verdadero sentido. La Conferencia Mundial de Nagoya sobre la Educación para el Desarrollo Sostenible ha dado un paso más hacia convertir la utopía en un objetivo alcanzable".

* Monzurul Huq es un periodista de Bangladesh, que ha escrito tres libros en bengalí sobre Japón y otros temas. Se trasladó a Japón en 1994 después de trabajar en el Centro de Información de las Naciones Unidas en Dhaka y en la BBC World Service en Londres. Representa dos principales diarios nacionales de Bangladesh - Prothom Alo y el Daily Star - y contribuye regularmente a una serie de otras publicaciones importantes en Bangladesh. Ha escrito extensamente, en inglés y bengalí, sobre asuntos relacionados con Japón y Asia Oriental. También es profesor visitante en la Universidad de Estudios Extranjeros de Tokio, la Yokohama National University y la Universidad Keisen, donde enseña materias relacionadas con la política japonesa, medios de comunicación japoneses, el mundo en desarrollo y asuntos mundiales. Trabaja como locutor de radio para la NHK y es miembro del club de Japón de Corresponsales Extranjeros desde el año 2000, donde se ha desempeñado en el Consejo de Administración del Club por dos períodos consecutivos antes de ser elegido presidente. [IDN-InDepthNews - 14 de noviembre 2014]